COMEDY TONIGHT

El lunes 26 de marzo, los alumnos de Artes escénicas de 4º de ESO y de 2º de Bachillerato, dirigidos por las profesoras Carmen Granell, Mª Ángeles Alonso y Lucía Calvo, realizaron tres representaciones de Comedy tonight. La obra se inicia con una coreografía sobre la canción que da título a la obra, un debate entre dos personajes que representan a la tragedia y a la comedia, y continúa con una selección de fragmentos de diferentes comedias, un paseo de casi 2.500 años por la historia del género sobre textos de Aristófanes (Lisístrata), Shakespeare (El sueño de una noche de verano), Ionesco (La cantante calva), Jardiel Poncela (Cuatro corazones con freno y marcha atrás), J. Díaz (Epitafio), A. Camacho (La consulta) y Alonso de Santos (Cartas de amor a Mary). La selección de textos, el muy acertado trabajo desempeñado por los actores y los decorados y vestuario provocaron momentos de hilaridad

 

To be continued…..

Anuncios

22 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

22 Respuestas a “COMEDY TONIGHT

  1. Silvia Rosa Sorlózano

    Mi experiencia con el teatro.
    Todo este curso de teatro nos ha aportado muchas ventajas. Al principio no teníamos mucha confianza en nosotros mismos, además este año hemos sido mucha gente la que nos hemos matriculado en la asignatura de Artes Escénicas, bordando los 100. Todo esto ha dificultado un poco las cosas, ya que para poder empezar a organizar las clases y poder elegir el texto que luego representaríamos ha sido costoso.
    Primero para poder empezar a gusto esta asignatura y con nosotros mismos, decidimos presentarnos uno por uno aportando información de cada uno al grupo. Más adelante empezamos a hacer algunas clases de teoría tanto de teatro como de cine, y sinceramente estas clases nos facilitaron el hecho de entender un poco más lo que haríamos más adelante en escena.
    Una vez sabida esta introducción al teatro, empezamos a elegir las obras que queríamos representar. Parecía fácil, pero tuvimos que utilizar unas cuantas clases para poder elegir las personas que haríamos de los correspondientes personajes y además el atrezo que utilizaríamos en escena, más el vestuario y gestos.
    Todo parece poco pero la verdad es que para lo desconfiados que éramos al principio todos supimos adaptarnos correctamente a los personajes que nos tocaban, eso sí siempre superando los miedos como escénicos o bien algunas bajas de alumnos que nos complicaron un poco el orden de todo, pero aun así pudimos salir adelante.
    La verdad es que sinceramente creo que todos supimos cómo hacer de nuestros personajes aunque al principio nos fuera difícil ya que no se nos oía y al tener que hacer una representación sin usar micrófonos, nos vimos obligados a forzar la voz y vocalizar, cosa que para algunos resultó un poco más difícil. Además cierto es que al representar en el escenario, muchos teníamos las dificultades de soltarnos en él, es decir, o bien nos quedábamos muy quietos o bien nos movíamos demasiado por lo tanto también nos tocó controlar nuestra expresión corporal para poder adaptar la al comportamiento correspondiente con la actitud de nuestro personaje.
    Mi grupo se dividió las obras en “Comedia y Tragedia” (una introducción que se decidió hacer para introducir el teatro), “Lisístrata”, “El Sueño de una Noche de Verano”, “La Cantante Calva”, “Cuatro corazones con freno y marcha atrás”, “La consulta”, “Cartas de Amor Mary”, “Epitafio”. Además se decidió hacer antes que todas estas una pequeña introducción a la representación posterior la cual lo hicimos mediante el movimiento de varias partes de nuestro cuerpo mientras sonaba el sonido de un audio con nuestras voces. Mis amigas y yo (5) elegimos, respecto a la obra, decidimos elegir Lisístrata (una famosa comedia de Aristófanes donde hace una protesta mediante los personajes de Lisístrata, Cleónica Mirrina, Lampitó contra la guerra) ya que nos parecía una obra bastante buena para representar debido a su gracia y sus valores. Respecto a esta obra la verdad es que tuvimos un poco de dificultades al elegir la parte del texto que queríamos representar. A demás como éramos 5 personas y solo había 4 personas, tuvimos que inventarnos un personaje que en concreto fue el personaje de Acacia. Con esta obra en general tuvimos unos pocos problemas al principio pero otros que nos asustaban, estos precisamente son de lo que más orgullosas estamos, por haberlo superado juntas. Pero cierto es que excepto algún gesto o tontería, nos salía todo muy bien, hasta supimos enseguida lo que íbamos a utilizar en cuanto al vestuario y demás, ya que teníamos mucha complejidad todas juntas y nos ayudábamos mutuamente.
    A nivel personal, con mi personaje, Lisístrata, no tuve muchos problemas para atreverme a representarlo ja que es un personaje que sinceramente tiene una actitud muy parecida a la mía. Al principio no me sentía a gusto pero no por el personaje, sino por hacerme a la idea que íbamos a representarlo luego, pero bueno, con el tiempo pasó y la verdad es que como lo representábamos cada día, al final te acostumbrabas.
    Por otra parte la profesora de Artes Escénicas no ha ayudado mucho a poder soltarnos en el escenario y como nos dio mucha libertad a la hora de representar las obras y elegir los textos creo que esto fue un hecho bastante bueno para poder sentirnos a gusto con nosotros mismos en el escenario. Eso sí siempre corrigiéndonos cuando hacía falta y lo más importante siempre tratándonos con humor y paciencia. También los otros alumnos nos hemos ayudado mutuamente con las escenas ya que cada uno aportaba ideas para hacer mejor la escena.
    Luego, por otra parte contamos con la presencia de Leonardo Santos, coreógrafo de la Generalidad Valenciana, quién nos montó una coreografía para presentarla antes de salir al escenario a representar nuestra escena correspondiente. Además también nos despedíamos del público mediante el baile. Sinceramente me sorprendió muchísimo que nos saliera bien en la representación sabiendo que sesiones antes nos salía el baile un poco desastre ya que la verdad es que como ensayábamos los tres grupos juntos nos hacíamos un lio y no conseguíamos comprender lo que teníamos que hacer. No solo por eso, sino también porque al ser un grupo tan grande no escuchábamos nada de lo que se decía por lo tanto siempre fallábamos en lo mismo.
    También decir que se nos vino todo encima ya que aparte de las dificultades contadas, además sufrimos otras debido a que la obra iba a ser representada en el casal multiusos de Sueca, pero luego desgraciadamente pasaron una serie de hechos que nos complicaron un poco las cosas, pero afortunadamente se arregló el problema. Luego también debido al tiempo no pudimos hacer muchas cosas de las que teníamos preparadas para hace.
    Quitado estas dificultades, pienso que al final nos salió todo muy bien, por eso pienso que deberíamos estar orgullosos de esta experiencia ya que nos ha ayudado en esos miedos que al principio teníamos aportándonos mayor confianza en nosotros mismos. Al final del teatro todos dijimos de volverla hacer así que me hace sentir orgullosa ya que cosas que nunca nos hubiéramos atrevido a hacer las hemos hecho y además que son cosas que de verdad son útiles en la vida de una persona para poder soltarse y ser más confiada/o.
    En conclusión, todos estamos muy contentos de nosotros mismos por esta experiencia maravillosa sobre todo por el trabajo en equipo, por eso solo falta agradecer a todos mis compañeros, profesorado y a las muchas personas que han colaborado con nosotros por hacer que todo esto fuera posible. Gracias.

  2. Sara Fenollar

    El pasado 26 de Marzo los alumnos de artes escénicas realizamos la representación de “Comedy tonight”. una comedia formada por siete frgmentos de obras: “Lisístrata”, “Sueño de una noche de verano”, “La cantante calva”, “La consulta”, “Quatro corazones con freno y marcha atrás”, “El epitafio” y “Cartas de amor a Mary”.
    Durante todo el proceso de preparación nu tuve ningún poroblema, aunque, con respecto a mi personaje, lo que maás me costó fué interiorizarlo y proyectar la voz, finalmente con un poco de práctica lo resolví. Con respecto a mis compañeras de obra, es necesario decir que ha sido un honor realizar este proyecto junto a ella, todas teníamos nuestro apoyo mútuo y nos ayudábamos en lo que fuera, el resto de compañeros también participaron muy activamente en todos los aspectos independientemente de que se tratara para su obra como para otra. Con respecto a la profesora solo puedo decir que gracias por su constante paciencia durante todo en proceso (nos ha apoyado en todo, ha oído todas nustras propuestas y quejas…) .
    Con respecto a mi escena, me gustaron todos los aspectos en general, el atrezzo, el vestuario (que nosotras mismas nos hicimos…).
    Si nos centramos en la preparación temgo que decir que me lo pasé muy bién, sobretodo durante los ensayos generales en el casal multiusos.
    La parte que más me gustó, fue sin duda, la parte del número musical porque me gusta mucho bilar y me lo paso muy bién.
    En conclusón, la realización de este proyecto me ha ayudado mucho en todos los aspectos (a no tener tante vergüenza, a proyectar mi voz…). Me llevo muy buenos recuerdos. podemos estar muy orgullos tanto professorasc como alumnos. Solo me queda pedir graciaas a todos los que nos han ayudado ya sea en mayor o menor medida.

  3. Anna Benavent Roda

    Mi valoración.
    Elegí esa asignatura porque me supone una cosa con la que poder terminar con la timidez y también porque es una cosa nueva. Cuando empezamos las clases ya sabíamos todos que teníamos que hacer una obra de teatro. E noviembre repartimos las obras de teatro que eran: ” Lísistrata”, “Sueño de una noche de verano”, “La cantante calva”, “Cuatro corazones con freno marcha atrás”, “Cartas de amor a Mary”, “La consulta” y “Epitafio”. A mi grupo y a mí nos tocó “El sueño de una noche de verano” de William Shakespeare, una obra en la que cuenta el conflicto entre Titania, la reina de las hadas y Oberón, rey de los bosques. Teníamos que elegir una escena del libro y nosotros elegimos la escena en que Oberón hechiza a Titania y se enamora de un actor que es convertido por Puk, el ayudante de Oberón, en burro. Nuestro grupo estaba formado por cuatro personas: Andrea, Titania, Aitor del actor que se convirtió en burro, Melani de Puk y yo de Oberón.
    En las vacaciones de inverno teníamos que hacer el vestuario y en enero cuando fuimos a clase enseñamos nuestros trajes y aprendimos de memoria el texto.
    A partir de este mes empezamos todos los grupos a ensayar para la obra que se realizaría en marzo. Había complicaciones porque nunca habíamos representado y no sabíamos como hacerlo, a parte también se nos olvidaba a veces el texto con lo cual dificultaba el ensayo. También había días en que alguno de nuestro grupo no había asistido a clase porque estaba enfermo y este día no ensayábamos.
    A parte de las obras que representaban los tres grupos de artes escénicas, vino un profesor de baile de la Generalitat, Leo Santos, para ensayar la coreografía de baile que bailaríamos al principio y al final de las obras.
    El tema de las obras era “Comedy tonight” y el baile era esa canción. Teníamos muchas complicaciones acerca del baile porque sólo ensayábamos un día a la semana y eramos mucha gente, cerca de 100 personas.
    Todo salió como se esperaba y asistió mucha gente y tuvo mucho éxito y a la gente le gustó mucho. Cuando terminamos estábamos todos muy tranquilos y emocionados por la representación.
    Solo decir finalmente que me lo pasé muy bien y que volvería a hacer la representación.

  4. Isbel Antonio

    COMEDY TONIGHT

    Este curso 2017-2018, los alumnos de Artes Escénicas hemos tenido la gran oportunidad de descubrir y disfrutar el mundo del teatro. Antes que nada, no se puede omitir el reconocimiento a las dos profesoras del Departamento de Castellano que han impartido la asignatura, Mª Ángel Alonso y Carmen Granell, que con esfuerzo y cariño han conseguido sacar a flote la preparación de tres grupos, más de cien alumnos y numerosos obstáculos que se han sucedido en el transcurso del montaje.
    Partimos de una base teórica, con la que conseguimos familiarizarnos con los términos, herramientas u otros elementos del teatro y el cine. Recibimos personalidades de la altura de Nacho Ruipérez y Abdó Alcañiz (que en ese momento rodaban “El Desentierro” en Sueca); además, grabamos un “sketch” con Telesueca y participamos como “extras” en el thriller “El Desentierro”, que se estrenará en el Festival de San Sebastián de este mismo año. Acudimos a numerosas representaciones teatrales, al MIM de Sueca e incluso hicimos un viaje a Londres, “El corazón del drama”.El siguiente pasito que dimos en nuestra aventura fue buscar una obra teatral que nos permitiera prepararla en poco tiempo, en la que intervinieran gran cantidad de personajes y que nos permitiera satisfacer al público. Parecía misión imposible, pero “en teatro nunca se dice <>”, así que Mª Ángel y Carmen idearon un proyecto que reunía todos los requisitos: un recorrido por la comedia teatral a lo largo de la historia, siete escenas de siete obras distintas, introducidas por una pequeña crítica a las condiciones de trabajo de las que dispone la materia, una discusión entre los personajes Tragedia y Comedia y dos números musicales, “Golfus de Roma” y “Cabaret”.
    Empezamos trabajando el musical “Golfus de Roma”, que en un principio se iba a ejecutar con música y voz en directo. Con los primeros ensayos quedó claro que era muy difícil preparar el número a tiempo con estas características y decidimos que suprimiríamos “Cabaret” y todos juntos bailaríamos “Golfus de Roma” al principio y al final de la obra. En esta labor, hemos tenido la enorme suerte de contar con Leo Santos, director de Baile de Teatres de la Generalitat , y Christine. Escogimos por grupos las obras y la escena de cada obra que queríamos representar, haciendo los ajustes necesarios para que cada escena durara unos cinco minutos y tuviese un argumento suficientemente comprensible. Para preparar el texto, primero hicimos la lectura completa de las obras, intentando captar la esencia de cada personaje y el valor de cada acción, cada palabra y cada gesto. Una vez completada esta fase de interiorización, aprendimos los textos de memoria y trabajamos la vocalización y el volumen. El proceso continuó por dramatizar el lenguaje, gestualizar y acoplar el papel a la comodidad y gusto interpretativo de las actrices y actores. Los tres grupos formamos tres “compañías”, que representábamos la misma obra: “Comedy Tonight” (con algunas escenas y algunos matices distintos).
    Tras lidiar con diversos altibajos en los ensayos de clase, como las bajas de algunos alumnos, empezamos la preparación en el lugar donde íbamos a actuar, el “Casal Multiusos” de Sueca, cosa que nos supuso repentinas trabas. No podíamos ensayar con demasiada frecuencia por motivo de las fiestas falleras. A esto, se añadieron el robo de dos frigoríficos, la mesa de mezclas, el desorden “entre bambalinas” y la reparación de una puerta. Tras superar todas estas adversidades y todo un fin de semana de trabajo contrarreloj, llegó el día del estreno, el 26 de marzo.
    Nuestra obra se inició con una escena en la que, por los lados del telón se agolpaban manos, piernas, brazos, cabezas y culos, los alumnos de Artes Escénicas, que eran tantos, que… ¡Eso parecía “El Camarote de los hermanos Marx”! Tropezando, Comedia y Tragedia escapaban del tumulto y discutían sobre cuál de los dos era más poderoso en la historia teatral y gustaba más al público. Ganó la votación la Comedia y presentó a la “John Foster´s School”, con “Comedy Tonight”.
    Comenzó a sonar el tema de “Golfus de Roma” ejecutamos con empeño la coreografía que Leo y Christine nos habían enseñado. El primer grupo nos transportó a la antigua Grecia, donde un grupo de mujeres se decide a abstenerse para detener la guerra. En la siguiente secuencia aparecimos en un bosque mágico con “El Sueño de una noche de verano”, escena en la que contamos con la participación especial de una preciosa hada, la hija de Lucía, profesora del departamento, quien además elaboró la cabeza de burro de uno de los personajes. El Sr. Y la Sra. Martin nos perturbaron con su conversación absurda, pero llegó Mary, la Criada, para poner orden y carcajadas en el asunto de “La cantante calva”. Cobró Oliver Megan un buen “boomerangazo” en “Cuatro corazones con freno y marcha atrás”. Doña Encarnita sigue pensando que mientras la atmósfera siga seca, en el mundo las enfermedades no van a cesar y la joven de “La consulta” ya no sale de casa sin su testamento. Mac sale siempre de casa habiendo comido sus huevos con bacon para desayunar, por si toca morir dignamente en la batalla de “Cartas de amor a Mary”. Después de una comilona regada por un vinito de Jerez, los suicidas de “El Epitafio” se olvidaron de concebir los versos para su tumba y tuvieron que volver al restaurante. Los focos se apagaron y sonó “Golfus de Roma”, todos juntos bailamos, saludamos y abandonamos el escenario.
    Se sucedieron tres pases durante la mañana, en los que tuvimos una gran acogida por parte del público, que permaneció atento, rió y aplaudió efusivamente. Precediendo cada escena, con Mª Ángel al control del sonido, escuchamos un fragmento musical relacionado con la obra, cambiábamos algunos elementos del decorado y colocábamos un cartel con el título de la respectiva comedia. Gracias a los alumnos del Bachillerato Artístico y los profesores participaron en el decorado, Carmen controlaba las luces, maquillaje, vestuario, peluquería, attrezzo… e innumerables personas más que hicieron posible la realización del proyecto.
    Desde la etapa preparatoria hasta los segundos previos a salir al escenario, he vivido esta experiencia con muchísima ilusión. Con Carmen nos hemos sumergido en el terreno del arte dramático; nos ha trasladado su pasión por la literatura, nos hemos divertido con sus dotes cómicas, hemos temblado cuando no recordábamos el papel, etc. Pero sobretodo, hemos disfrutado y hemos conocido el placer de contemplar, actuar, interpretar, vivir el teatro.
    Cuando se apagaron las luces y pisé el escenario, sentí algo más a parte de los nervios normales que se sienten al exponerse al público; sentí que iba a materializar en unos instantes un periodo de mi vida, un trocito de mi que luego nada más sería recuerdo. La Sra. Martin es mecánica, repetitiva, absurda; es extraño, curioso, muy curioso, toda una extraña coincidencia, que al bajar las escaleras de detrás del escenario una lágrima cruzara rápida mi mejilla. No creo que retener el tiempo sea bueno ni posible, pero en ese momento hubiera deseado volver a junio de 2017 y marcar la optativa de Artes Escénicas. Llaman a la puerta; entonces, entonces, entonces, entonces, entonces, seguramente, no es nadie.
    ISBEL ANTONIO B2E

  5. David Laliga Simeón

    Siempre me ha fascinado el ver como un actor se mete en la piel de su personaje y hace llegar al público que lo esta viendo como es ese personaje. Cuando he ido a ver una obra de teatro y un actor ha interpretado muy bien un personaje, yo y todo el público hemos visto encima del escenario a ese personaje y no a la persona que se ha encargado de interpretarlo y eso siempre me ha parecido algo mágico. Es por esto que siempre he querido saber qué experimentan los actores cuando actuan delante de tantas personas, que sensaciones te invaden el cuerpo. Ahora, gracias a la obra que realizamos el pasado 26 de Marzo para la assignatura de artes escénicas sé que se siente al actuar delante de un mar de personas.
    Antes de empezar la obra, yo observaba como llegaba la gente y cogia asiento, no paraba de entrar gente y yo tenia la sensación de que actuar delante de todas esas personas iba a ser una aventura muy excitante o algo muy decepcionante, un todo o nada.
    Por suerte, la sensación que me invadió después de realizar la obra fue la primera, note la adrenalina corriendo por mi cuerpo y me disgustó el no poder repetirlo otra vez para volver a disfrutar de esa sensación.
    Fue una experiencia muy bonita y satisfactoria, que recomiendo y que espero volver a repetir alguna vez en mi vida.

  6. Nerea Martínez Moncho

    Este año, siguiendo la tradición, los alumnos de artes escénicas de 2º de bachillerato, hemos representado una obra de teatro. La de este año, ha sido especial, ya que esta estaba compuesta por diferentes escenas de distintas obras de teatro: “Lisístrata” de Aristófanes, “Sueño de una noche de verano” de William Shakespeare, “La cantante calva” escrita por Eugène Ionesco, “Cuatro corazones con freno y marcha atrás” escrita por el español Enrique Jardiel Poncela, “La consulta” de Ángel Camacho, “Cartas de amor a Mary” de J. Luis Alonso de Santos y “Epitafio” de Jorge Díaz. Todas ellas tenían algo en común: EL PODER DE LA RISA.
    Estuvimos desde el mes de diciembre preparando la obra, la cual se representó el pasado 26 de marzo de 2018. El proceso fue complejo; primero, nos entregaron las diferentes obras que compondrían Comedy Tonight, las cuáles tuvimos que acortar y encuadrarlas en un tiempo de 5 minutos.
    Posteriormente, procedimos a la memorización del texto, una vez que Carmen, nuestra profesora, le diera el visto bueno al texto, tanto a su coherencia, como la duración, etc. Teníamos diferentes métodos para memorizar: mediante la repetición, dividiendo el texto en pequeñas escenas… Hasta que tuvimos el texto aprendido, pero, hay que decir, que fue complicado, debido a las diferentes bajas de compañeros, lo cual nos llevaba a cambiar de papel, cosa que nos descolocaba.
    Y finalmente, procedíamos a subir al escenario y a representar, proyectando la voz, con movimientos y expresión.
    Pero nuestra obra, no sólo estaba compuesta por escenas, esta también contaba con un número de baile.
    Durante el proceso del baile, no estuvimos solos, contamos con la ayuda de Leo Santos, el maestro de ballet de la Generalitat y algunas veces también contábamos con la ayuda de su mujer Christine, a los cuales, les debemos de agradecer la paciencia que tuvieron, ya que enseñar a casi 100 alumnos una coreografía no es nada fácil.
    Antes de vivir todo este proceso, pensaba que hacer una obra de teatro era una cosa fácil, pero me he dado cuenta, de que no todo es tan sencillo como se ve desde fuera. A parte de los problemas de las bajas que ya he mencionado, tuvimos otros problemas como por ejemplo con el espacio donde representaríamos la obra, ya que en el Casal Multiusos entraron a robar, se rompió una puerta que tardaron tres semanas en arreglar y nos encontrábamos a dos semanas de la representación y no teníamos donde hacer nuestra obra, ya que éramos un grupo muy numeroso y en el instituto no podríamos estrenar.
    Pero, finalmente, todo salió bien, incluso mejor de lo que esperábamos, porque todos nosotros pusimos de nuestra parte para que saliera bien y dimos el 100% de nosotros, donde poco a poco, evolucionábamos tanto en el control de la voz, de los movimientos, del saber estar en escena, de la dicción, etc.
    En mi opinión, tengo que decir, que el teatro me ha servido para soltarme al hablar en público, a vocalizar, a perder la vergüenza y creo, que a muchos de mis compañeros también.
    Así que solo tengo que añadir que para mi, la experiencia ha sido de 10, la he disfrutado mucho, tanto los ensayos de las escenas, como los del baile y me he sentido muy cómoda sobre el escenario, cosa que nunca me llegaba a imaginar, representando mis dos personajes: “Comedia” en la escena del diálogo y “Valentina” en “Cuatro corazones con freno y marcha atrás”.
    A mi actuación, le pondría un 8’5, ya que siempre se pueden mejorar las cosas, pero hay que destacar, que ¡volvería a hacerlo mil veces más!

  7. Irene Cortés

    “Comedy Tonight” mi experiencia
    En busca de una obra, con necesariamente más de 80 personajes, surgió “Comedy Tonight” donde todos los alumnos de Artes Escénicas pudimos participar.
    Durante el segundo trimestre preparamos por grupos las escenas que darían cuerpo a la obra (que por orden de aparición fueron: “Lisístrata”, “Sueño de una noche de verano”, “La cantante calva”, “Cuatro corazones con freno y marcha atrás”, “La consulta” y “Epitafio”) juntamente con el baile que le daría comienzo y final de la mano del coreógrafo Leo Santos.
    Una vez elegidos y repartidos los papeles llega el momento de la memorización del texto para posteriormente poderle dar vida al personaje con sus convenientes gestos y personalidad. Esta fue, a mi parecer, la parte más difícil: llegar a ser otra persona que, normalmente, nada tiene que ver contigo y de esa manera hacer o decir ciertas cosas, que nunca, siendo tú mismo, dirías. De esto supongo que trata el teatro.
    Ya habiéndonos empapado de nuestro personaje, estábamos listos para la representación. Los últimos ensayos tuvieron lugar en el casal multiusos donde se llevaría a cabo la obra. Aunque tuvimos algunas dificultades como robos o reparaciones que podían poner en peligro la representación, finalmente todo estuvo en su lugar para el día del estreno.
    En cuanto al atrezzo y la escenografia fuimos ayudados por la profesora de plástica Inés Robledo y algunos alumnos del bachillerato de artes cuya ayuda fue imprescindible.
    Por último decir que ha sido una muy buena experiencia. Las clases preparatorias y los ensayos pueden a veces resultar difíciles y toman tiempo, sin embargo, ha sido muy gratificante y nos ha hecho trabajar en grupo. Creo que sí volvería a repetir la experiencia. Para mí ha sido un reto que me ha brindado más seguridad y confianza en mí misma. Lo recomiendo absolutamente.

  8. Aitor Granell Gimeno

    En la asignatura de artes escénicas nos propusieron hacer una obra de teatro para la segunda evaluación, y la teníamos que representar para todos los alumnos del instituto.
    En primer lugar nuestra maestra Carmen nos dijo que al ser un grupo tan nombroso teníamos que hacer representaciones de distintas obras y teníamos que escoger entre: “Lisístrata”, “Sueño de una noche de verano”, “La cantante calva”, “Cartas de amor a Mary”, 4 corazones sin freno y marcha atrás”, “Epitafio” y “La consulta”. Nuestro grupo escogió “El sueño de una noche de verano” porque la maestra nos vendió muy bien la escena en la que Oberón, el rey de los bosques y su duende Puck hechizan a Titania, que era la reina de las hadas, para que se enamorara de cualquier animal que pasara por allí, y fue entonces cuando un actor vestido de burro pasó por allí y al despertarse Titania se enamora de este actor.
    En segundo lugar, la maestra nos dijo que teníamos que buscar nuestro vestuario para después de navidad, y el mío eran un pantalón marrón, una camiseta marrón, y nuestra maestra Carmen me propuso que me hicieran una cabeza de burro, y que me la haría la maestra de castellano Lucía Calvo. Yo le dije que me parecía muy bien la idea, así que solo tuve que comprar una gorra para que me cuadrara en la cabeza.
    En tercer lugar, comenzamos a memorizar el texto y a comenzar a representarlo. Nuestro texto era corto pero en realidad teníamos que hacer muchísimas acciones. Cuando comenzamos a ensayar, yo me sentía muy incómodo con el personaje porque el actor que hacía de burro y yo, era muy diferente a él. Cada vez que íbamos ensayando, me iba soltando más hasta que al fin supe como interpretar a ese personaje. También en uno de nuestros ensayos nos ayudó un profesor que estaba de prácticas que nos hizo cuadrar todas nuestras acciones que por entonces estaban muy por el aire.
    Aparte de ensayar la escena, al principio de la representación había que hacer un baile, entonces las maestras llamaron a un maestro de danza llamado Leo Santos para que nos ayudara en el baile. A mí la verdad me gustó mucho el baile porque me encanta la danza.
    Finalmente el día 26 de marzo hicimos la representación. Teníamos que estar a las 8 de la mañana en el casal multiusos porque nuestra representación actuaba a las 9. Todos teníamos que maquillarnos, vestirnos y peinarnos para la representación. Yo estaba muy nervioso porque nunca había representado ninguna obra de teatro. Comenzó la representación y la verdad que el baile fue bastante bien, luego pasamos a la representación de las obras y tocó la nuestra. Cuando me tocaba salir estaba más nervioso que nunca, y cuando acabó nuestra obra y salimos hacia los camerinos la verdad que nos salió bastante bien. Al final de las representaciones, subió nuestra maestra Carmen y le damos un ramo de flores, y ella también nos dio una flor a cada uno. Después nos fuimos a comer al bar de la cafetería que nos habían preparado una comida. La verdad que ha sido una de las mejores experiencias que he tenido.

  9. Pau Mompó Alberola B2D

    El pasado segundo trimestre como alumno de artes escénicas he participado en una obra de teatro, hice el papel del Sr Smith de la obra “La cantante calva”.
    EL proceso previo a la representación de la obra no fue fácil, primeramente tomamos la decisión de ensamblar escenas de diferentes obras para formar una sola. Esta decisión fue debida a que no había ninguna obra teatral que albergara tantos personajes como personas eramos en el grupo.
    La metodología seguida se basó en que cada alumno eligió una obra y se formaron varios grupos, cada grupo se leyó la obra completa y cada miembro eligió un personaje. Luego nos aprendimos de memoria nuestro papel y después comenzamos a interpretar siendo aconsejados por los compañeros y la profesora para mejorar la interpretación o adaptar el texto.
    Cabe decir que tuvimos la suerte de que Leo Santos (maestro de danza de la Generalitat Valenciana) y su mujer Christine vinieron un día a la semana para darnos clases de movimiento corporal y escénico, y dirigieron los ensayos del baile.
    Tuvimos que hacer frente a dificultades como el no contar con el local un mes antes del estreno y no caber en la sala de usos múltiples.
    Pero a pesar de las dificultades, en teatro hemos aprendido a adaptarnos a la situaciones que se nos presentaban.
    Personalmente la experiencia me ha servido para aprender que si quieres que algo salga bien te tienes que mover, comentar con los compañeros y la profesora en que se está fallando y acertando, como se podría mejorar, cada ensayo es importante.
    También he aprendido que la presencia tanto física como expresiva en el teatro y en la vida es importante. Tener una postura equilibrada y erguida, proyectar la voz y vocalizar. No destacaría experiencias negativas, solo que a veces se puede aborrecer tu propio papel pero no es algo en sí negativo, es algo hasta natural.
    Al interpretar la obra me sentí muy nervioso segundos antes de empezar era un nerviosismo profundo pero no me paralizaba, una vez comencé a interpretar me puse en el papel y el nerviosismo se diluyó bastante y aprendí a saborear el instante, vivirlo al máximo siendo el personaje.
    Si volviera a empezar me metería más en el papel desde el inicio, para sacarle más jugo.
    No soy de puntuar con números las experiencias pero sin duda le pondría un 10, debido a que he aprendido a saborear más el teatro, superararse a pesar de los nervios, a confiar en mí mismo y en los compañeros cuando estás solo frente al público y el respeto por un oficio de miles de años.

  10. aitana castello

    Voy a hablar sobre mi experiencía en el montaje de la obra en la que yo participé fue “La consulta” y en el baile “Comedy tonight”.
    Ha habido varias complicaciones empezando por el elevado número de alumnos, y esa aparente imposibilidad de hacer una representación teatral con 25 o 30 alumnos. Aunque gracias a Carmen y M.Angels conseguimos efectuar esa propuesta de no hacer un obra sino diferentes escenas de obras clásicas como “El sueño de una noche de verano”, “Lisístrata”, “La consulta”, “Epitáfio”… En las que algunos han elegido la escena y otras ya estaban elegidas. Y pese a ensayar por grupos hemos sido u grupo muy homogéneo por el baile.
    A la hora de preparar la obra no podíamos representar nuestra escena todos los días, aun así salio muy bien.
    Leo ha hecho un gran trabajo en poco tiempo y contando que en los ensayos éramos casi 100 alumnos y contábamos con poco más de una hora a la semana.
    Al principio parecía que no iba a salir bien el baile no había coordinación y nadie parecía entenderlo del todo, pero el finde previo a la representación nos pusimos todos manos a la obra y nos salió muy bien.
    Esta asignatura en general me ha servido para desconectar del agobio de este curso, y relacionarme con mis compañeros, que muchas veces pueden pasar semanas y no hemos hablado. Ha sido muy divertido todo este trimestre, de hecho es mi asignatura favorita.
    Encuanto a la representación, me he dado cuenta que respecto a otros años, este, el público ha estado muy atento y se ha reído mucho. Aparte, el sector masculino de los actores me sorprendió, ya que dieron un toque humorístico muy natural. Las chicas han aprendido a actuar muy rápidamente bajo mi punto de vista.
    En mi representación, en concreto recuerdo el instante antes de salir a escena con muchos nervios, pero una vez en escena me metí en el personaje y no presté atención al público y aunque estuve satisfecha y me gustó mucho salir, se que lo podría haber hecho mejor.
    Me sorprendieron las actuaciones de mi compañero Kevin y Joan en sus papeles de Mery y de soldado.
    La verdad es que el departamento de Lengua siempre se esfuerza por hacer proyectos fuera de lo común y siempre consigue buenos resultados. Hacen ver la literatura, el teatro… Desde una óptica más cercana y mas viva, y no solo delante de un libro.
    Me ha gustado mucho poder participar en esta y quiero dar muchos ánimos a Carmen y M.Angels porque cada año se superan y por todo lo que consiguen.

  11. Mar Ruiz de pascual Matoses

    Mi grupo de teatro era “Lisístrata” , con Irene, Sara, Silvia y Lidia , la verdad es que desde el minuto 1 el grupo funcionaba genial y fue fácil escoger el texto y repartirlo. En mi papel (Acacia) , al principio era difícil porque tenía algunas dificultades para entrar y comprender mi papel, pero con muchos ensayos y con ayuda pude. Leo Santos , el maestro de baile de la Generalitat , ayudo mucho, fue un pilar fundamental , para que el baile saliera bien, con muchas clases y horas de ensayos , quedó perfecto. Al principio había muchas dificultades con el baile, algunos pasos no salían, no íbamos a tiempo con la música, pero salió muy bien.
    A nivel grupal , nos ayudamos con el vestuario , con la peluquería etc. Y entre bastidores sabíamos comportarnos y lo disfrutamos. La experiencia me ha servido mucho con mi timidez y con como proyectar la voz hacia el publico. También ahora entiendo mejor todo el trabajo y las horas que lleva montar una obra como esta.
    Por último creo que todos tuvimos una gran sensación de satisfacción cuando salimos al escenario y como el publico estaba tan entregado. Volveria a repetir sin duda la experiencia.

  12. Rebeca Mompó oltra

    El día 26 de marzo, los 80 alumnos de 2 de bachillerato del IES Joan Fuster, representaron diferentes escenas de obras de teatro. Al ser tantos alumnos cursando esta asignatura, las profesoras eligieron hacer 3 compañías, una por cada clase.

    Mi compañera Candela y yo, elegimos el papel del Epitafio.
    Dos muchachas, una con una clase social más alta que la otra. Desafortunadamente, se encuentran en el puente, ya que querían suicidarse. Durante la representación surge un cambio en ellas, porque finalmente se hacen amigas, gracias a la propuesta de “una” (mi papel), porque la “otra” no tenía resuelto un epitafio para ella y según mi personaje no podía tirarse al río sin resolver ese detalle.

    Después de varios meses de ensayos, de riñas de la profesora, de tantos ” no puedo”, llegó el día.
    El fin de semana anterior estuvimos en el Casal, que nos prestó el ayuntamiento de Sueca, allí ensayamos el baile, las representaciones de cada uno, las luces, la música, todo para que ese día sea perfecto, sin fallos.

    Me lo pasé genial, pero me resfrié y entonces apareció la afonía … Un gran problema. Estuve todo el fin de semana, tomándome cosas para la garganta, pero no surtía efecto.

    Cuando ensayaba mi papel me lo veía muy negro, me daba vergüenza y eso es algo que en teatro no se puede tener.

    Ya en el gran día, nuestra compañía era la última en salir a escena.
    La profesora, antes de salir ha demostrar todo el trabajo que habíamos hecho durante los últimos meses, nos juntó a todo el grupo, para respirar y pasarnos buenas energías, me pareció muy bonito el cariño que nos transmitimos en los abrazos.

    Primeramente salieron Tragedia (Roger) y Comedia (Sandra), haciendo una breve introducción, una vez en escena empezaron a olvidarse el papel, y dentro nosotros estábamos cogiéndonos las cabezas pensando que iba a ser todo un desastre. Pero nos equivocamos, hay un refrán que dice… No es como empieza sino como termina y así fue.
    Cuando terminó la disputa entre tragedia y comedia, salimos todos bailando Comedy Tonight, que la coreografía había sido montado por Leo, el director de ballet de Valencia.
    Seguidamente salían Lisistratas, lo hicieron muy bien, pero me gusto muchísimo más las de la segunda compañía, fue un trabajo excelente. A continuación, la obra Sueño de una noche de verano, lo hicieron espectacular, los chicos se creyeron el papel, el público se rió mucho, y eso es lo importante. Después salió un trozo de la obra de teatro la cantante calva, fue un espectáculo, lo hicieron fenomenal. Seguidamente representaron mis compañeros 4 corazones con freno y marcha atrás, estuvo muy gracioso, pero cuando tenían que tirar el boomerang le pegó a un soldado (Edgar) en vez de la Sña. Meigan (Aroa), pero no pasó nada. Cuando finalizaron esa obra, salíamos Candela y yo, haciendo los suicidas, estábamos muy nerviosas.
    Primeramente salía mi compañera Candela, sentándose al borde del escenario, como si fuera el borde del punte, para tirarse al río. Allí se quitaba sus pertenencias, mientras yo salía corriendo, porque tenía decidido tirarme. Todo eso haciéndolo con música de fondo, que teóricamente cuando llegaba a la altura de mi compañera, la música paraba. Pero en este caso no fue así. Candela y yo nos quedamos mirándonos sin saber qué hacer, entonces no me lo pensé dos veces y me puse a bailar, la gente empezó a darme ritmo con las palmas de la mano, pero enseguida me metí de donde había salido, porque me moría de vergüenza. Me esperé a que terminara la canción, que en este caso era la de la novia cadáver, y repetí mi acción, esta vez sin música. Todo salió muy bien. Me sentí muy cómoda arriba del escenario, sin vergüenza. Pero hubo un momento que mi voz me falló, pero no supuso un problema. Lo intenté hacer lo mejor que pude. Sin duda lo repetiría. Detrás de esta obra, salía La consulta. Mi compañero Simón la lío un poco, pero supo arreglarlo, y salió bastante gracioso, y por finalizar salieron Joan y Óscar, representando Cartas a Mary, que me encantó.
    Cuando finalizaron todas las obras, bailamos una vez más , y saludamos al público, para nuestra sorpresa las profesoras nos repartieron unas flores muy bonitas, y aprovechamos y le dimos un ramo a nuestra profesora.
    Finalmente recogimos todo y nos fuimos a comer al instituto.

    Generalmente pienso que salió muy bien nuestras representaciones, algunos fallos se podría cambiar, como los carteles que a mi compañero se le olvidó quitar el suyo y a la hora de poner el otro cartel, una chica de la otra compañía tuvo que quitarlo, pero un fallo todos lo podemos tener.
    Un aspecto negativo, fue el público, que a mitad de la obra se levantó y se marchó porque eran las 14h y querían irse a casa, por eso en mi obra no paró la música.
    Un aspecto positivo, el compañerismo que tuvimos todos, y que en general nos lo pasamos muy bien. Sin duda repetiría. Pero primero tendría que mejorar mis actuaciones.

  13. Moisés Vera Giménez

    Mi experiencia con el teatro.
    Hace aproximadamente un año, mantuve una conversación con un amigo sobre las optativas que eligió él en segundo de bachillerato.
    Después de esta conversación lo tuve muy claro y no dudé en elegir artes escénicas. Además, yo había cursado una asignatura parecida en mi anterior colegio y quería volver a sentir una sensación similar a la anterior.
    En esta asignatura, teníamos que realizar una representación teatral en el segundo trimestre y al principio tenía un poco de nervios al pensar si sería capaz de representar a un personaje.
    Debido a la multitud de gente que había escogido esta asignatura y a la dificultad que sería ensayar la representación con 28 personas, nuestra profesora decidió dividir el grupo en pequeños grupos de 4 o 5 personas.
    En total cada compañía representaba 8 escenas “Lisístrata”, “Epitafio”,
    “La cantante calva”…
    En un primer momento, aprendí el papel rápidamente de dos personajes pero debido a las bajas de algunos compañeros me cambiaron el papel.
    Yo representé a Oliver Meighan en “Cuatro corazones con freno y marcha atrás”, Meighan es un marinero americano al que le cuesta hablar castellano. Por este motivo, tuve que aprender a hablar con acento inglés.
    Al principio no estaba muy cómodo a causa de la vergüenza que tenía, pero finalmente me adentré en el papel y conseguí representar a mi personaje.
    Además del montaje del teatro, hicimos un baile. Este baile fue ensayado por Leo Santos y Cristine en el Casal Multiusos.
    El montaje de la obra fue posible gracias a la colaboración de nuestras profesoras, Inés, Leo, Cristine y al ayuntamiento.
    La colaboración de Inés fue decisiva para la escenografía del montaje.
    Este montaje ha dejado huella en mí y he aprendido muchísimo en esta experiencia.

  14. Marisales Fos

    El personaje que yo representaba era Acacia, de la obra titulada Lisistrata.
    Durante los ensayos me costaba mucho ponerme en el papel del personaje porque me daba mucha vergüenza y no me resultaba nada fácil ese papel aunque, al tener en la obra un personaje que hacía lo mismo que yo, me ayudaba a ponerme en el papel.

    Mis compañeros de la escena me han ayudado en todos los ensayos y no he tenido ninguna dificultad con ellos; igual que con la profesora que me ha estado ayudando durante todo el curso en los ensayos hasta el día de la obra y me daba mucha confianza.

    En cuando a la representación, me resultó más fácil representar el papel ese día porque vi cómo lo hacían mis compañeras de las otras clases aunque estaba muy nerviosa, respecto al baile también estoy muy contenta porque me salió bien y lo había practicado muy poco.

  15. Carles Martínez

    Al final de primero de bachillerato, elegimos las asignaturas optativas para el segundo, finalmente decidí elegir artes escénicas aunque me costó elegirla ya que pensava que me daria mucha vergüenza salir a representar una obra de teatro.
    Primeramente nos dieron el título de las obras que ívamos a interpretar. Al ser tanta gente, decidieron englobar siete escenas diferentes que trataban todas de comedia. Entre ellas havia comedia clásica (Lisistrata), comedia Shakesperiana (Sueño de una noche de verano), comedia al absurdo (La cantante calva y 4 corazones con freno y marcha atrás) y otras como “La consulta” , “cartas de amor a Mary” y “epitafio”, precedido por una comedia musical titulada “Comedy tonight”.
    A mi me tocó representar el epitafio junto a mi compañero Llorenç Jornet.
    Al principio teniamos dudas de esta obra, ya que ambos teníamos un poco de miedo al pánico escénico y además por si no interiorizábamos el personaje de un suicida.
    Después del reparto, empezamos a aprender el papel, pero simplemente eran ejercicios de memoria. Esto duró aproximadamente tres semanas y cuando demostrábamos que nos lo sabíamos, empezamos a ensayar por grupos.
    Debido al número elevado de alumnos en la asignatura, no podíamos ensayar mucho así que desde el principio había que tomarse los ensayos especialmente en serio.
    Además perdíamos una hora a la semana ya que teníamos que ensayar el “Comedy tonight” junto al maestro de danza de la Generalitat, Leo Santos y algunos dias vino también su mujer Christine Cloux.
    Cuando se aproximaba la fecha de la representación empezamos a ensayar en el casal multiusos del ayuntamiento de Sueca. Allí tuvimos algunas dificultades ya que nos robaron la mesa de mezclas.
    El último fin de semana antes de la representación, empezamos a llevar las cosas de atrezzo al casal.
    De decoración, había unos maniquies representando la tragedia i la comedia. En el fondo del escenario habia una máscara grande que representava realizada por la profesora Inés Robledo.
    Cuando llegó la representación, personalmente me tocó sacar unos carteles dónde ponía los títulos de cada una de las obras que se iban a representar seguidamente. Esto hizo que cuado llegó la hora de representar el “epitafio” estuviera mucho más tranquilo, por lo que nos salió muy bien ya que tanto yo como mi compañero Llorenç Jornet hicimos un buen equipo interiorizando cada tipo de suicida que nos tocaba.
    El público se porto genial y al final de la representación vinieron diferentes personas que nos felizitaron por la obra y el toque cómico que le havíamos dado.

  16. Andrea González Fernández

    Durante este año elegí artes escénicas por la experiencia de hacer algo cercano al arte y aprender a hablar y aprender a hablar en publico.En el segundo trimestre teníamos que representar grandes obras de la comedia: “Lisístrata”, “Sueño de una noche de verano”, “La cantante calva”, ” Cuatro corazones con freno y marcha”, “La consulta”, “Cartas de amor a Mary” y “Epitafio”
    Ami grupo y a mi nos tocó Sueño de una noche de verano de William Shakerpeare y tuvimos algo de inconvenientes ya que en la escena que habíamos elegido nos faltaban chicos y en mi grupo solo teníamos uno. Al final, decidimos que las chicas hiciesen el papel de hombres.
    Nuestra escena trata de la disputa entre Oberón (Anna) y Titania (yo), Oberón decide lanzarme un hechizo y manda a Puck (Melani) a por una flor para el hechizo. Oberón me pone el jugo de la flor en los ojos mientras duermo para que me enamore de lo primero que vea cuando me despierte. Cuando me despierto, me enamoro de mi compañero Aitor que hacía de un hombre al que Puck había transformado en burro. Al final, Oberón y Titania nos reconciliamos y me libera del hechizo.
    Durante los ensayos tuvimos algunos problemas con el tema de la proyección de voz o con encajar en el personaje que nos había tocado, pero después de muchos ensayos nos hicimos con el personaje que nos tocó.
    A la hora del vestuario tuve que buscar un vestido de colores claros y ademas un capa larga, que me hice de un color azul celeste.Al final fuimos el grupo mas colorido ya que mis compañero de grupo llevaban colores alegres. En cuanto al maquillaje igual, tuvimos que comprar purpurina de colores claros y vivos para darle un toque más brillante.
    Entre toda la clase decidimos hacer un baile para el comienzo y el final de la representación, elegimos la canción de “Golfus de Roma” y Leo Santos, el profesor de ballet de la Generalitat vino a ayudarnos; todos los viernes ensayabamos.
    Pusimos “Comedy Tonight” como nombre para la representación ya que todo eran comedias e hicieron dos compañeros una pequeña introducción haciendo de Comedia y Tragedia. Después, seguía el baile y todas las obra.
    Representamos el día 26 de Marzo y teníamos la primera sesión que se lleno de gente en cuestión de unos pocos minutos: fueron muy respetuosos.
    Antes de salir se notaba la tensión y los nervios pero lo curioso es que cuando sales y estas bajo los focos esos sentimientos desaparecen.
    A pesar de los inconvenientes que tuvimos con el robo de la sala de mezclas y las puertas rotas, la representación salió de maravilla y repetiría la experiencia sin pensarlo dos veces.

  17. Lidia Almodóvar Garcia

    LISÍSTRATA, MI EXPERIENCIA.
    Cada año, los alumnos de Artes Escénicas preparan una obra de teatro para todo el instituto. Este año, nos ha tocado a nosotros preparar un buen espectáculo, que esta vez ha sido algo innovador, ya que hemos elaborado una obra dividida en diferentes escenas, no una obra conjunta sobre un tema en concreto, como de costumbre. Organizamos así nuestro espectáculo porque este año hay muchísimos alumnos cursando esta asignatura, y así, con una obra compuesta por diversos temas, hemos conseguido salir todos a escena. Las pequeñas escenas que componían nuestra obra, “Comedy Tonight”, eran:
    -“Lisístrata”. En la que yo actué haciendo de Lampito, una griega con acento andaluz.
    -“El Sueño de Una Noche de Verano”.
    -“La Cantante Calva”.
    -“Cuatro Corazones con Freno y Marcha Atrás”.
    -“La Consulta”.
    -“Cartas de Amor a Mary”.
    -“Epitafio”.

    Nos dividimos en grupos y cada uno escogió una de las obras. Después de leerla, elegimos el fragmento que más nos gustó para representar, recortando y modificando cosas.
    Aunque somos un grupo muy numeroso, conseguimos organizar las escenas perfectamente. En las clases empezamos a salir al escenario cada grupo para decir de memoria nuestro papel, sin gestualizar. Más tarde, nuestras profesoras Carmen Granell y Mª Ángel Alonso, nos hicieron empezar a darle vida al papel, interpretarlo, metiéndonos en el personaje cada vez que había que salir al escenario y dejando de ser nosotros mismos.
    Además de teatro, nuestra obra tuvo una parte coreográfica, como un pequeño musical. Leo Santos, bailarín y coreógrafo profesional, vino a nuestro centro para enseñarnos una coreografía, que fuimos practicando cada semana.
    En cuanto al vestuario cada grupo preparó el suyo. Nosotras, las Lisístratas, nos lo hicimos a mano, compramos una tela del mismo color y cada una lo hizo a su manera. El maquillaje y peinado también eran diferentes, cada una a su estilo.
    En mi grupo había gente con pánico escénico, o el ser tímido podía ser un problema, cosa que no fue así, ya que cada vez con esfuerzo eso se iba perdiendo, sobretodo gracias al apoyo grupal. Otra dificultad fue la proyección de voz y la vocalización, algo importante para que el publico nos escuche y comprenda perfectamente, lo ensayamos mucho.
    Personalmente, no pensaba que podría salir a actuar delante de tanta gente, ya que soy bastante tímida a la hora de hablar en público. Pero, a pesar de los nervios antes de salir a escena, cuando salí al escenario me sentí muy cómoda y no tuve vergüenza, el público fue muy acogedor, cosa que ayuda muchísimo. Esta experiencia me ha ayudado a perder la timidez y a hablar en público.
    Finalmente creo que todos hemos quedado satisfechos con el resultado de nuestra obra, ha sido una experiencia maravillosa de la que he aprendido mucho.

  18. Llorenç Jornet Muñoz

    El suicida
    Este año no sabía que optativa escoger, y escogí Artes Escénicas para cambiar un poco de todo, y me ha encantado la experiéncia. No ha sido nada fácil de conseguir hacer la obra por muchas dificultades. Al principio iba bien pero no avanzavamos muy rápido, también se sumaron las dificultades de que primero se nos marchó gente, que se lo dejó, luego entraron a robar donde ensayabamos y al final que la puerta no iba… Pese a todo lo pasamos.
    Carles y yo elegimos Epitafio, una historia de dos suicidas reincidentes que terminan siendo amigos, y el papel encajaba con nosotros.
    Leo Santos, maestro de ballet de la Generalitat, que hizo un gran esfuerzo, por el número de gente que éramos.
    Cada escena ha tenido dificultades y entre todos nosotros lo hemos conseguido solucionar, no ha sido una tarea fácil, però lo conseguimos. Había 7 obras: “Lisístrata”, “La cantante calva”, “La consulta”, “Epitafio”, “El sueño de una noche de verano”, “Cartas de amor a Mary”, y “Cuatro corazones con freno y marcha atrás”.
    La experiencia me ha enseñado a hablar en público, he sacado cosas positivas, como trabajo en grupo, he perdido la verguenza y no hay cosas negativas.
    Me he sentido bien, después de todo me lo he pasado genial y he disfrutado mucho.

  19. LARA CHULVI LLÀCER

    A pesar de mis años de músico y mi experiencia sobre el escenario, he descubierto que eran muy limitados y parciales mis conocimientos y percepciones sobre en el mundo del espectáculo. Es más, continúo pensando que aún nos encontramos a años luz de los profesionales del teatro y del mundo de los focos. ¡Pero la fascinación por este mundo sigue intacta!
    Cuando me asignaron el personaje de Valentina, pensé que era un papel de intervención breve, pero que podría resultar simpático si me preparaba bien. Durante las primeras semanas del trimestre, los ensayos fueron escasos e intermitentes por la ausencia de algún miembro o por la mayor atención dedicada a otros grupos.
    A pensar de todo, la profesora siempre estuvo receptiva a nuestros comentarios y sugerencias. Así mismo, intenté seguir sus consejos hacia mi entonada manera de vocalizar algunas frases.
    El papel de Tragedia llegó más tarde por indicación de la profesora, y debo admitir que, aunque me alegré que pensara en mí, tambén sentí la gran responsabilidad introducir el espectáculo y no sabía si tendría la fuerza y confianza necesaria para interpretarlo con la convicción adecuada.
    Debo admitir que los días previos a la función yo estaba con los nervios totalmente desbocados, de tal manera que tuve que recurrir a mis socorridas valerianas para intentar templar los ánimos y poder así repasar mentalmente, una y otra vez, los textos correspondientes al papel de Tragedia y el de Valentina, sobre todo pensaba en la coordinación de la obra de grupo para que los escasos ensayos realizados sirvieran para intentar que la obra de Cuatro corazones con freno y marcha atrás se escenificara con éxito, sin errores ni olvidos de texto.
    Sin embargo, cuando ensayábamos los pases completos los últimos días sobre el escenario, los nervios desaparecían, me introducía en el personaje y dejaba que fluyera el texto.
    El día de la representación me desperté una hora antes de lo habitual por culpa, evidentemente, de los nervios, otra vez. Repasé los textos, de nuevo. Revisé que todo el material de atrezo y maquillaje que necesitaba estuviera a punto, conforme lo dejé guardado la noche anterior, y me anestesié, de nuevo, con otra valeriana para templar el ánimo y la consciencia.
    Cuando llegamos a la sala multiusos, todos estaban igual de nerviosos que yo, aunque cada uno lo llevaba o lo manifestaban de manera diferente. Sólo empezamos a tranquilizarnos cuando escuchamos las primeras risas provocadas por las actuaciones del momento y comprobamos que las obras estaban funcionando, hecho que nos animó a los grupos restantes para intentar hacerlo igual o mejor, si era posible.
    Y así llegó el momento de nuestro grupo, y debo confesar que al pisar el escenario ya no me sentía nerviosa, no sé si por los dardos tranquilizantes o por la emoción de mostrar nuestro trabajo, fruto de todo un trimestre. Quedé contenta con mi actuación de Tragedia, a pesar de que sentía todas las miradas del público puestas en mi persona y en la de mi compañera, hecho que impresiona muchísimo pero que te da fuerzas para intentar sacar el máximo de tus posibilidades y no defraudar. Después, con la obra en grupo, fue todo más divertido, con Atajú danzando arriba y abajo del escenario, con un saco como único vestido, provocando así las risas y carcajadas de toda la sala.
    Al finalizar todas las representaciones, nuestra alegría y emoción era tal que se nos notaba a la legua. Toda la tensión acumulada durante días se exteriorizaba de una manera evidente. Y sí, era necesario reconocer que todo este duro trabajo no hubiera salido bien sin todas las sesiones de trabajo realizado en clase y fuera del horario lectivo.
    Esos pases en los que actuábamos para nuestros compañeros y donde ellos nos aconsejaban sobre gestos, movimientos, entonación para mejorar nuestra interpretación personal y la obra, en general. A su vez, se trataba de una labor que se retroalimentaban con las representaciones que diferentes grupos realizaban de las mismas obras y observabas y estudiabas su manera de escenificar, intentado aprovechar algún detalle, o elemento que enriqueciera también a la nuestra.
    Por lo que respecta al baile, tengo que confesar que se trataba de una coreografía bastante fácil, a pesar de las limitaciones y dificultades que mostraron algunos de mis compañeros, posiblemente por el gran número de componentes que constituían mi grupo. Finalmente creo que quedo bastante aceptable el trabajo realizado a partir de las indicaciones del profesor de ballet, Leo Santos, que nos marcó las directrices principales.
    El teatro es un trabajo en grupo, nunca mejor dicho. No es sólo tu papel, dependes de tus compañeros y de sus aportaciones y de muchos otros factores; por eso, en nuestro grupo que era el más numeroso, siempre nos encontrábamos con que faltaba algún miembro y se nos hizo un poco difícil aprender y representar la obra, que salieran todos los personajes coordinados con las salidas y entradas establecidas, así como las posiciones finales.
    Por esto mismo, por la dificultad durante los ensayos de vislumbrar que la obra pudiera salir medianamente bien, quedamos muy satisfechos del trabajo final cuando vimos cumplidos nuestros objetivos y a un público disfrutando con la actuación.
    ¡Una jornada de emociones encontradas, pero de grandes satisfacciones en todos los aspectos!

  20. Melani Fuster Millet

    En este curdo 2º de bachiller había una optativa diferente para elegir , se trataba de “Artes Escénicas” , era una asignatura que nunca había cursado . A la hora de elegir la optativa pregunté a mis amigas sobre esta asignatura y me la recomendaron ya que ellas habían cursado esta asignatura , pero no sabia que hacer porque era muy vergonzosa y pensaba que me cotaria mucho pero igualmente la elegí.
    Los primeros días de clase recuerdo que nos presentamos uno por uno y teníamos que escribir en nuestro cuaderno lo que hacíamos todos los días y apuntar como nos sentíamos . También en ese trimestre fuimos a una discoteca de Sueca a hacer de personajes de adrezo y hicimos lo mismo en una película que estaban rodando en la ciudad.
    El segundo trimestre para mí fue el más divertido , teníamos que representar las obras de teatro pero al ser tantos alumnos en esta optativa no sabíamos que obra representar y optamos por hacer diferentes obras :
    -Lisistrata
    -Sueño de una noche de verano
    -La cantante calva
    -La consulta
    -Cartas de amor a Mary
    -Epitafio
    La obra que representé fue “Sueño de una noche de verano” , los personajes lo elegimos a suertes : Titania era representado por Andrea , Oberón por Anna , Bottom por Aitor y yo representaba a Puck ( un duende el cual lo hacía todo mal )
    En cuento al vestuario Ttitania iba disfrazado con un vestido largo blanco de la reina de los bosques , Oberón iba con un vestido oscuro con una capa negra con estrellas plateadas , Bottom llevaba una cabeza de asco hecha por la profesora Lucía y Puck iba con un traje de duende de color verde.
    El día de la representación Lucía trajo a su hija pequeña y salió conmigo a hacer de duende.
    Al principio y al final de la representación hicimos un baile que la coreografía nos ayudó Leo Santos , un gran bailarín . Al principio nos costó pero salio bastante bien .
    Al final de la obra las profesoras nos regalaron una flor a cada uno y nosotros le regalamos a nuestra profesora un ramo de flores en agradecimiento . El público fue muy agradable y educado , no hablaron durante las representaciones , luego fuimos a comer juntos a la cafetería del instituto y allí las profesoras le regalaron un ramo a Leo Santos por ayudarnos en el baile.
    En conclusión esta asignatura ha sido una de las más divertidas porque hemos bailado , representado obras , hemos ido a teatros , participar en una película…Gracias a esta asignatura he aprendido a focalizar más la voz no soy tan vergonzosa como al principio de curso , nunca pensé que fuera capaz de salir en una obra de arte .

  21. Kevin Pons Peiró

    *John Foster school present my experience*
    Hace varios meses empezamos la asignatura de artes escénicas. Había más de 80 alumnos y tuvieron que hacer tres clases para trabajar mejor. Los primeros días estabamos sentados en circulo hablando sobre nuestros miedos y preocupaciones donde mi gran miedo era hablar en público porque tenia mucha verguenza.

    La primera avaluación nos centramos en el género cinematográfico para observar los diferentes planos que pueden haber, el tipo de guión que se puede escribir…, y sobre todo, la preparación y el tiempo que quita hacer una película. Nos visito Nacho Ruiperez, productor y directo cinematográfico, y Abdó Alcañiz, directo artístico, donde nos hablaron de la tarea que es hacer una película y todo el proceso del montaje.

    Durante la segunda avaluación, hicimos el reparto y la elección con respecto a la obra teatral. Por consiguiente, nuestra clase eramos muchs gente y tuvimos dificultades para realizar el reparato de personajes. Personalmente, tenía claro que quería salir de mujer porque tengo habilidades para hacer reir a la gente sin ni siquiera hablar aunque mi papel era bastante complicado, ya que, hablamos con el público.

    Durante los ensayos en las clases, no me sentía agusto por las complicaciones que me causaba tener un papel tan complicado pero ensayandolo habitualment cada vez me sentía mejor conmigo mismo y con el personaje. Además, practicabamos diferentes métodos para elevar la voz, perfeccionar el papel…

    Con referencia a lo que más me gustó, fue la presencia del maestro de la danza de la Generalitat Valenciana que nos ensenyo los movimientos del baile de la canción de Golfus de Roma. Ya que, las clases eran muy divertidas y servían para desconectar.

    Después me asignaron el papel de “tragedia” para introducir el espectáculo. Primerament no quería pero después estuve a gusto con el papel y me sentía muy cómodo.

    Comedy tonight o el poder de la risa presentaba diferentes tipos de comedia:de lo absurdo con la “Cantante Calva”, clásica con la obra “Lisístrata”, shakesperiana con “El sueño de una noche de verano”…

    La obra fue interpreta en el canal Multiusos, el lunes 26 de Marzo y estava dirigida a los alumnos del IES Joan Fuster. Personalmente, la evolución teatral que he realizado es inmensa respecto como me sentía desde el principio. Considero que en diversos aspectos, he mejorado como la forma de moverme en el escenario, la proyección de la voz, hablar en público, y sobre todo, ha confiar en mí mismo porque la confianza es lo principal para que algo salga bien.

    Durant el espectáculo, me he sentido cómodo con todo y el resultado ha sido mejor que lo esperado porque personalmente estoy muy contento con mis actuaciones

  22. Belén Poveda Alberola

    Hemos dedicado todo el segundo trimestre y el final del primer trimestre a preparar la obra de teatro “comedy tonight”. Aunque nos queda aún otro trimestre, la representación de la obra era como el centro de la asignatura por llamarlo así, de hecho elegí esta asignatura pensando precisamente en que íbamos a tener que representar. Creía que iba a ser francamente fácil, y aunque no he tenido tantas dificultades como algunos de mis compañeros, sí que ha sido más complicado de lo que creía.
    Para empezar, he tenido la suerte de que la mayoría de mis compañeros de grupo son también mis compañeros de clase, pero aun así había unos cuantos que no conocía, lo cual me echaba un poco atrás a la hora de representar, aunque me animaba bastante el hecho de pensar que estábamos todos en la misma situación. Yo soy bastante expresiva con mi cuerpo por lo que eso es lo que menos me ha costado en la puesta en escena, sin embargo, hablo muy deprisa y más si la gente me mira porque me pongo nerviosa, así que he tenido que practicar mucho con el lápiz. Esta situación era muy incómoda porque además de que no podía hablar bien sentía que hacia el ridículo, pero al final la verdad es que noté el cambio y me fue de gran ayuda ya que el día de la obra vocalicé todo bien.
    Mi personaje (Lampito, de Lísistrata) tenía una peculiaridad y es que al ser espartana había que diferenciarla de algún modo, de forma que el autor decidió que hablara con acento andaluz aunque suene un poco raro. Cuando leímos la obra me pareció muy divertido pero una vez me dieron el papel sentí que no iba a saber hacerlo bien, ni darle forma hablando ni interpretando. En ese momento sentí que igual el personaje me quedaba grande, pero al ver que poco a poco salía mejor y que además Carla también tenía que hacerlo me animé mucho, ya que sentí que podíamos ayudarnos mutuamente. Además, con mis compañeras de grupo enseguida estrechamos lazos, nos reíamos mucho durante los ensayos y nos ayudábamos mucho. Bastantes veces alguna de nosotras no sabía muy bien que entonación dar a una frase, o que gestos hacer… y enseguida las demás nos intentábamos meter en su personaje para ayudarla. Fue una experiencia muy buena.
    He tenido la suerte también de que la profesora de Artes Escénicas, M. Angels, fue mi profesora de castellano el año pasado, por lo tanto ya la conocía y además teníamos una relación buena, por lo que no me daba vergüenza preguntarle algo, actuar delante de ella, que me corrigiera… Desde el primer día nos dijo que en teatro no se podía decir que no y que una compañía de teatro es un corazón latiente, y aunque todos nos reímos un poco cuando lo dijo, el día de la representación me di cuenta de que era verdad, y creo que todos mis compañeros también.
    El fin de semana previo a la representación estuvimos haciendo ensayos generales durante toda la mañana de sábado y domingo, y sumando el cansancio, los nervios y lo repetitivo que resultaba, llegó un punto en el que ya no me hacía gracia ni mi propia obra y me preocupé mucho, sentí que el día siguiente nadie se iba a reír, pero no fue así. De hecho, nada más salir yo a escena (la salida era bastante cómica) se empezaron a reír, y cuando empecé a hablar también, por lo que se fue también otro miedo: el de que no me entendieran al hablar. La verdad es que después de todo el agobio con el vestuario, peinándonos, repasando el texto antes de salir, etc. tenía muchas ganas de salir a escena y terminar, pero una vez en el escenario cuando ya estábamos a punto de terminar y con el púbico riéndose no me apetecía nada bajar de allí, habría hecho 10 pases más.
    Al terminar la escena me sentí satisfecha pero un poco triste, aunque el pensar que aun quedaban todas las demás obras me animó ya que aun no había terminado.
    Para empezar ayudé a Sara a quitarse el disfraz de comedia de la primera escena, y me sentí muy bien. Después, estuve un rato con Ana mientras repasaba su personaje, con Marc y Soraya también… incluso con Joan, un compañero de otro grupo de Artes al que estuve maquillando y desmaquillando entre bambalinas y la verdad es que me sentí muy bien al ver que mi labor no terminaba en el escenario.
    Por último, una de las cosas que mas temía y que mas me sorprendió fue el tema del baile, porque hasta hacia unos días antes no nos salía, incluso el día anterior en el ensayo general nos salió bastante mal, hasta el punto que M. Angels nos dio una charla para intentar que nos concentrásemos. Sin embargo, el día de la representación nos salió bastante bien, íbamos bastante compenetrados y además en el baile final Leo (el profesor) pudo vernos. Fue un momento muy bonito porque estábamos juntos todos, bailando muy tranquilos porque ya habíamos terminado y había salido todo bien, y además sabíamos que nuestros profesores nos estaban mirando.
    De esta asignatura me llevo una experiencia muy bonita y que sé que recordaré siempre, ya que bachillerato son unos años difíciles donde te bates con tus compañeros por una nota y puede que ni siquiera sepas que quieres hacer el año siguiente, y vernos a todos juntos haciendo algo así, riéndonos y haciendo que los demás se rían hace que estos dos años merezcan un poco más la pena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s